‘Café Society’, amor chapado en oro

Vonnie y Bobby caerán en un estado de aceptación melancólica: conseguir lo que se desea suele ser complicado, pero en ocasiones, fantasear con ello compensa una vida llena de resignación. La pureza de los sentimientos y su perdurabilidad en el tiempo, ya son otro cantar.

Gaviotas

Las gaviotas son unas hijas de puta. Las observo porque no me gustan, antes me daban igual, pero ahora opino que son crueles, territoriales y peligrosas. Palomas y gaviotas deambulan por la arena en busca de algo de comida, o simplemente pasan un rato de ocio, quién sabe.

‘Tres recuerdos de mi juventud’, los caprichos de la memoria

Acontecimientos inesperados que pondrán a Paul frente a sus recuerdos, y ya de paso, también al espectador. Cada uno de los relatos estará marcado por diferentes emociones: el miedo, el peligro, la pérdida, el desengaño, la rabia y, por supuesto, la pasión. No necesariamente del primer amor, pero sí quizá del más intenso: el de Esther.

‘Buscando a Dory’: peces revueltos en una lavadora

La gracia de Dory, su don para hacer reír desde la ingenuidad y su pequeño problema de memoria a corto plazo, llega a ser exasperante dada la explotación desmesurada del recurso. Parece que sus guionistas se han contagiado del “mal de Dory”, y diez páginas después no recuerdan qué habían escrito en la secuencia anterior.

‘Rumbos’, caminando en círculos

A pesar de que sus protagonistas se encuentren en momentos cruciales de sus vidas (oscuros como la noche), estos resultan totalmente intrascendentes para el espectador. Y es que, aunque ‘Rumbos’ toma el diálogo como soporte fundamental, desafortunadamente la palabra tiene muy poco peso.